miércoles, 19 de septiembre de 2018

Tu eliges Grisón 2


Grisón inspecciono el jardín trasero de la propiedad para asegurar el terreno, encontró una pequeña ventana por la que podía acceder al sótano que rompió valiéndose de una piedra, una vez dentro se limpio los restos de cristal de la chaqueta y empezó a inspeccionar las distintas cajas del sótano en busca de algo que pudiera usar o vender.

El sótano estaba lleno de cajas de cartón, estantes de hierro y un par de baúles, tras inspeccionarlos todos detenidamente y conseguir un par de mantas con las que taparse en las frías noches y unos cuantos objetos que podían tener algún valor se armo de valor para subir las escaleras que le llevarían a la planta principal de la casa, su distribución le pareció de los mas extraña, la puerta daba a la cocina que comunicaba con el salón a su vez unas escaleras subían a las habitaciones y el baño.

En la cocina se deshizo de la mochila y guardo la poca comida que tenia en la despensa, no había muchas cosas a excepción de basura y un par de latas de conserva, en el salón tenia la televisión y un par de sofás sucios, sin entretenerse subió las escaleras para inspeccionar el piso de arriba, en una de las habitaciones pequeñas que funcionaba de despacho se encontró con una fabrica de metanfetamína, Grisón se asusto por haber allanado el piso franco de unos camellos sabiendo las posibles represarías, se le acelero el corazón y no pudo pensar con claridad, decidió salir de la habitación e inspeccionar las otras dos que le faltaban, cambio su pequeña mochila por una de senderismo que encontró en un armario en la que metió un pequeño fajo de billetes de los camellos, unas sabanas, las latas de comida que había dejado en la despensa y unos rollos de papel. Aun asustado bajo hasta el sótano y salio de la casa por la misma ventana por la cual entrara, nada mas salir se alejo corriendo de la casa en busca de un lugar mas acogedor y seguro.


jueves, 13 de septiembre de 2018

Tu eliges Grisón 1


Grisón era el mejor panadero del barrio hasta que un problema con el juego hizo que le debiera una gran cantidad de dinero a una banda, tuvo que vender la panadería, legado que le había dejado su padre al morir, sin la panadería se dio a la bebida y empezó a acumular una gran cantidad de deudas, por lo cual un día su mujer lo echo de casa y le pidió el divorcio, sin ganas de nada Grisón deambulo por la calles hasta que un golpe de realidad le hizo darse cuenta de que esa no era la vida que quería, intento rehacer su vida, se presentó a muchas entrevistas de trabajo pero su aspecto desarrapado y su peste a alcohol no le proporcionaba una buena primera impresión ante los jefes, rechazo tras rechazo el optimismo de Grisón se iba marchitando, estaba solo, pasaba los días deambulando y las noches en el albergue del barrio, pero las normas de los albergues solo te dejan estar allí una máximo de dos meses sin aportar ninguna garantía de cambio de vida, antes de que le echaran nuestro protagonista decidió coger una mochila e irse en busca de un lugar donde poder empezar de cero, la vida en la calle es dura, teniendo que soportar las miradas de asco y las palabras lascivas, Grisón dormía en callejones acompañado del resto de vagabundo del barrio, día tras día los dependientes de los negocios locales que lo reconocían le daban algo del genero que tenían que tirar, el se lo agradecía, pero tener que vivir de la caridad de los que antiguamente habían sido sus amigos.

Un día mientras caminaba por la calle en busca de un nuevo lugar en el que pasar la noche se encontró con una casa de aspecto ruinoso, el jardín lleno de maleza, el buzón tirado por el suelo y roto, le faltaban alguna ventanas pero era mucho mejor que el callejón, no sabia que tenia que hacer podía entrar y ver la situación del interior de la casa o pasar de largo, al fin y al cabo ese no era su hogar y seria delito entrar, pero con las primeras nevadas del invierno sobre su cabeza morir de frio en la calle tampoco le parecía una gran opción.

sábado, 8 de septiembre de 2018

Tu Eliges

Voy a empezar una nueva historia en la cual podréis elegir diferentes acciones que van a hacer nuestros personajes, para empezar dejar en los comentarios con que personaje queréis que empiece nuestra historia.



PRESENTACIÓN


Rachel (46 años).


Rachel es medico de urgencias en el hospital George Washington University Hospital, una noche en un turno doble de 12 horas cuando solo le quedaban 2 horas para irse a casa unos terroristas entraron con intención de suicidarse haciendo explotar el hospital si no cumplían sus requisitos.


Grison (53 años)


Grison era un panadero que se dio al alcohol y el vicio en antros de dudosa reputación, tras perder su casa, su familia y su negocio se ve obligado a vivir en albergues de la ciudad de Washington y ganarse la vida como puede.


Lily (20 años)


Lily estudia en Georgetown University se esta haciendo la carrera de derecho, especializandose en derecho penal, es una chica delgada, rubia muy timida, sufre de cambios de humor y una agresividad extrema lo que la lleva a estar medicada.


Murray (37 años)

Murray es policia de la ciudad de Washington lleva 11 años en el cuerpo, tiene un expediente perfecto de detenciones lo que le ha llevado a ser el mejor agente del cuerpo y un ascenso a la unidad de antivicio actualmente esta de incógnito para cazar a una banda de camellos.

jueves, 22 de marzo de 2018

Una nueva historia sin titulo todavía espero que os guste.


En ese momento, todo estaba perdido, no había posibilidad alguna de escapar, la puerta se había cerrado y lo único que se podía ver tras ella era una sala con una camilla ensangrentada, con distintos instrumentos quirúrgicos que asemejaban más a elementos de tortura medieval que a material medico, una bombilla colgando del techo balanceándose adelante y atrás, las paredes de ladrillo de hormigón gris sin revestir.
Por otra parte detrás miá no había mucho más, exceptuando el pequeño agujero de la pared que daba a la calle, con un trozo de cal marcó en la pared los días que llevo aquí encerrado, por una rendija colocada en el centro de la puerta me pasan una bandeja con distintas comidas tres veces al día, en una esquina guardo un pequeño alijo formado por frutas y postres por si el flujo de comida se corta. Un alógeno es la única fuente de luz artificial, una pequeña cama individual, no muy cómoda y en la pared un caballete con un conjunto de lienzos en blanco de diferentes tamaños, pinturas y pinceles con unas notas de distintas instrucciones para realizar en los lienzos, aun no he empezado ninguno y se me acumula mucho el trabajo forzado.
Los días pasan y sin nada que hacer empiezo a completar los distintos trabajos, mas que nada porque ella comida comienza a escasear, las peticiones son de lo mas extrañas, desde un jarrón con flores hasta un castillo victoriano de comienzos de siglo.
Las obras terminadas tengo que colocarlas en la rendija de la puerta, intento no mirar a la habitación con el material quirúrgico, siempre tengo pesadillas sobre las atrocidades que esta gente realiza allí o las caras de las posibles victimas que terminan allí sus días.
En medio de la noche me despierta un grito proveniente de la puerta de hierro, no quería pero me asome para ver que pasaba, dos hombres arrastraban y ataban a la camilla a un tercero, un señor anciano, debía tener mas de 80 años, bien vestido, pero con aspecto enfermo y cansado, detrás de ellos entraba una mujer joven, de 28 años como mucho que llevaba un vestido negro, unas gafas, su pelo era castaño intenso recogido con una coleta, con un pequeño cuaderno tomando notas de todo lo que pasaba y un cuarto hombre vestido de científico era mayor a la mujer que lo acompañaba pero tampoco mucho alrededor de 30 de pelo rubio con las puntas azules, una vez atado y asegurado el hombre a la camilla los dos hombres que lo arrastraron salieron de allí cerrando la puerta tras de sí, ninguno se percato de mi, me acerque mas a la puerta para poder escuchar la conversación, justo a tiempo para no perderme nada.
-Señorita Clark, no se olvide de tomar nota de todo lo que hagamos, por si fallamos- dijo el científico.
-No se preocupe señor, estoy a ello como siempre, ¿Qué prueba realizará con el sujeto numero 20?
-Este buen hombre sera el cuerpo idóneo par introducir el nuevo proyecto “alfa-512”, el virus mas potente y letal creado jamar por el hombre, si funciona vivirá y sera puesto en libertad en la ciudad de Berlín para que el virus pueda ser transmitido a nuestros enemigos, sino, bueno no durará mucho y sera incinerado con los anteriores 18.
-18,¿Señor pensé que este era el sujeto numero 20?
-Y lo es señorita Clark, mucho antes de entrar usted aquí mi primer experimento la sujeto 1, fue la única que vivió y ahora es libre, antes de dedicarme a las enfermedades y los virus, quería acabar con la condición humana del deterioro y cree un virus capaz de ralentizar y casi paralizar el proceso de envejecimiento y oxidación del cuerpo, fue mi obra maestra, pero no se como la mujer consiguió escapar y ahora es libre 10 años después, pero bueno pongamos manos a la obra hay mucho trabajo. Señor Perry esto sera rápido, para mi.
El científico loco cogió una inyección que contenía en su interior un liquido anaranjado y se la puso en el cuello al pobre hombre que casi al instante comenzó a agitarse salvaje y violentamente, la mujer apuntaba cada acto en su cuaderno mientras el hombre esperaba tranquilamente, ambos tras un cristal de seguridad, Perry empezó a sangrar por los orificios de la cara hasta que finalmente se quedo quieto inmóvil, muerto. Aparte la vista de forma instintiva al tiempo que le hombre le daba ordenes a su secretaria de que ordenara a los dos de fuera llevar el cuerpo a la incineradora y enterar los restos en el jardín.
Yo me metí en cama e intente quedarme dormido sin mucho éxito, ya que, cada vez que cerraba los ojos veía la cara de ese pobre anciano, que no dejaba de sonarme familiar, llena de sangre su agonía final y como con total frialdad la pareja de locos se quedaba mirando sin hacer nada, fue una noche muy larga.

martes, 16 de mayo de 2017

Los juguetes de Luis capitulo 12

Luis espero a que Icaro desapareciera para salir del sotano, seguía siendo de noche, la luna llena no se movia, fija en lo alto del cielo estrellado, cosa que le había dicho la sombra dorada.

Luis se metió en casa y subió corriendo a su habitación, abrió el armario y allí estaban todos los juguetes que había recuperado y vitrinas vacías, departamentos dentro del propio armario cerrados a cal y canto, esperando a que sus huéspedes volvieran, encima de cada juguete ya recuperado yacía una luz intensa y un pequeño letrero de latón describía la situación de algunos.

Tras permanecer unas horas observando su habitación, se dirigió esperanzado a ver a sus padres, los cuales para pesar del joven aun permanecían en un sueño profundo.

Luis tenia fe ciega en Icaro y creia realmente que lo que le habia dicho era cierto, asi, que se aventuro a ir a la busqueda de todas las puertas, falsos suelos que hubiera en la casa, se marchó de la habitacion de sus padres portando en la mano un manojo de llaves pertenecientes al padre que abrian todas la habitaciones de la casa y cerró la puerta con llave dejando la llave en la cerradura para saber en que habitaciones habia estado, acto seguio fua a comprobar la habitacion de su hermana y se llevo una grata sorpresa al descubrir que su cama estaba vacia